Home
Kids Zone
Contests
Kids Club
Order Stuff
Photo Gallery

My Bible First Lessons

Una Huerfana se Convierte en Reina
LECCIÓN 13
Basado en el libro de Ester, Esdras y Nehemías
Menú de la lección Lee la lección siguiente QUIZ 13
   
Cuando los Babilonios conquistaron la tierra de Judá, ¿Qué sucedió con el hermoso templo que Salomón había edificado hacía cientos de años? 2 Crónicas 36:18, 19.

Pero Dios había prometido que después de setenta años, los judíos que habían sido tomados en cautiverio, podrían regresar a su tierra. Jeremías 29:10.

Dios cumplió su promesa. Ciro, uno de los reyes más potentes de Medo-Persia, dictó un decreto que le permitió a los judíos regresar a Jerusalén. Muchos regresaron, pero la mayoría decidieron permanecer en Persia.

Después de muchos años, Asuero se convierte en el rey. Hizo una gran celebración en su palacio con todos los oficiales importantes del reino.

El último día de la fiesta, el rey mandó a llamar a la reina Vasti para que todos vieran su hermoso aspecto. Pero la reina Vasti rehusó ir. Sabía que los hombres habían estado tomando mucho vino y que no debía ir sólo para que ellos contemplaran su belleza. Esto hizo enfurecer al rey tanto, que dictó una ley que decía que Vasti ya no sería la reina. Cuando el rey regresó a sus cabales, se sintió arrepentido por lo que había hecho, pero las leyes de Persia no se podían cambiar. ¿ Qué dijeron los siervos del rey, que debía hacer? Ester 2:1-4.

Él tendría que escoger una nueva reina. Sus siervos buscarían todas las jóvenes hermosas y solteras en el país y él escogería una de ellas como su nueva reina.

Una de las familias que se había quedado en Persia tenía una pequeña niña llamada Ester. Cuando los padres de ella murieron, su primo mayor, Mardoqueo, la adoptó como su propia hija. Ester creció y se convirtió en una hermosa joven . Versículo 7.




Cuando Mardoqueo se enteró del concurso de belleza, se preguntó si Ester podría ser elegida. ¡Y así fue!

En poco tiempo, se halló en el lugar especial del palacio donde las jóvenes candidatas se hospedarían hasta que vinieran delante del rey. Versículo 8.

Mardoqueo sabía que muchos no querían a los judíos porque adoraban a Dios, en vez de los ídolos. Así que antes de Ester irse al palacio, Mardoqueo le aconsejó no decirle a nadie que era judía.

¡Cuán contentos se habrán sentido Mardoqueo y Ester al estar cerca el uno del otro! Todos los días ella podía tenerlo al tanto de lo que sucedía. Seguro que oraban para que Dios la escogiera como reina, si era Su voluntad.


Hegai, el hombre encargado de las jóvenes candidatas, percibía que Ester era una joven muy especial. Era hermosa por fuera, pero más importante que eso, era hermosa por dentro. No era orgullosa, egoísta ni envidiosa. Todos la querían.

Hegai tenía atenciones especiales para con ella. Antes de su visita con el rey, Hegai le ayudó a escoger los vestidos más apropiados, cerciorándose de que luciera lo mejor. Ester 2:5.

Cuando el rey vio a Ester y habló con ella, pudo ver que era muy diferente a todas las otras candidatas. ¿Qué hizo él? Versículos 17, 18.

Un día, Mardoqueo se enteró que dos de los siervos del rey estaban muy enojados por algo y planeaban matar al rey. Mardoqueo enseguida envió mensaje a Ester quien de inmediato le avisó al rey acerca del complot. Cuando el rey verificó que esto era cierto, hizo castigar a los malvados siervos.

El rey se aseguraba que su secretario llevara un registro de todo lo que acontecía. Efectivamente, el registro declaraba que Mardoqueo había salvado la vida del rey al notificar a la reina Ester del complot para matarlo. Qué complacido debería haberse sentido el rey al ver que su encantadora reina no quería el mal para él. Versículos 21-23.


Uno de los oficiales del rey se llamaba Amán; el rey decidió nombrarlo el ministro más importante en su palacio. ¿Qué hacían los siervos del rey cuando Amán pasaba al lado de ellos? Ester 3:2

Mardoqueo era muy fiel al rey, pero él no se postraba delante de nadie, como lo hacía cuando adoraba al Dios del cielo. Los otros siervos no entendían por qué Mardoqueo no se arrodillaba delante de Amán. Finalmente, se lo dijeron a Amán para ver que pasaría. Versículos 3-6.

Cuando Amán supo que Mardoqueo era judío y que rehusaba arrodillarse delante de él, como lo hacían los otros siervos, planeó un complot para destruir no sólo a Mardoqueo, sino a todos los judíos en todo el imperio. El rey no sabía que este plan destruiría a algunos de los que más estimaba. Confiaba en Amán, y el malvado plan se convirtió en ley. Versículos 8-13.

El rey no sabía que Amán odiaba a Dios, ni tampoco sabía por qué odiaba al pueblo de Dios. Los judíos eran buenos ciudadanos y no causaban ningún problema, lo opuesto de lo que se le había dicho al rey.

Amán estaba feliz con el decreto de que los judíos serían ejecutados en cierto día del año. Mas no sabía que Ester era judía.

El rey y Amán celebraron la nueva ley. Pero, ¿qué hizo Mardoqueo cuando escuchó la noticia? Ester 3:15-4:3.

Cuando Ester se enteró de las noticias de Mardoqueo, ¿qué hizo? Versículos 4-9. Y cuando Mardoqueo le pidió que rogara al rey por ellos, ella enseguida le envió un mensaje recordándole que era contrario a la ley venir ante el rey sin invitación. Aun la reina debía obedecer esa ley. Cualquiera que desobedeciera moriría, excepto aquellos a quienes el rey extendiece su cetro. ¿Qué podría ella hacer?





Mardoqueo le recordó a la reina Ester que aunque el rey no sabía que ella era judía, se descubriría y moriría junto con todos los judíos. Le dijo que tal vez Dios le había permitido ser elegida como reina, porque Él la ayudaría a salvar a Su pueblo. Ester 4:13, 14.

¿Qué mensaje le retornó Ester a Mardoqueo? Versículos 9-13.

¡Cómo deben haber orado Ester, sus doncellas y todos los judíos! Dios le ayudó a Ester a pensar en un plan. Preparó un maravilloso banquete para el rey y Amán. Entonces se puso sus vestiduras reales y con valor fue al salón del palacio donde el rey se sentaba en su trono. ¿Qué sucedió? Ester 5:1-8.

El rey y Amán disfrutaron del maravilloso banquete. Al salir de allí, Amán se sentía muy importante.—hasta que pasó por el lado de Mardoqueo. ¡Cómo odiaba a ese judío que no se arrodillaba delante de él! Cuando llegó a casa, le contó a sus amistades lo importante que él era. Entonces luego les habló de Mardoqueo. Versículos 9–13.

La familia de Amán le dijo lo que debía hacer. "Prepara una horca ahora mismo" dijeron, "y mañana en la mañana pídele al rey que te permita ahorcar a Mardoqueo". Esta idea le agradó a Amán y se construyó la horca.

Esa noche, Amán probablemente durmió bién. Pero en el palacio el rey no podía dormir. Finalmente, ¿qué le pidió a su siervo que hiciera? Ester 6:1–3.

Recién acababa el siervo de leer acerca de cómo Mardoqueo había salvado la vida del rey, cuando llegó Amán. Inmediatamente el rey le preguntó, "¿Qué puedo hacer para honrar a una persona especial?"

Por su puesto que el rey estaba pensando en honrar a Mardoqueo por haberle salvado la vida; pero el orgulloso y malvado Amán creía que, por seguro, el rey estaba pensando en él. Versículo 6.

Imagínate cuán asombrado debía haber estado Amán cuando el rey le dijo que honrara de esa forma especial a Mardoqueo, el mismo hombre a quien tanto odiaba y planeaba matar ese día. Versículos 7–12.

En casa, la familia sabía que Amán estaba en un gran problema. Y mientras que hablaban, un siervo llegó apresurado a recojerlo para llevarlo al siguiente banquete de Ester.

 


El rey sabía que su hermosa reina deseaba algo muy especial. Nuevamente le preguntó qué era. Esta vez, Ester estaba lista. Ester 7:1–6.

El rey quedó sorprendido. Cuando Ester le contó el plan de Amán, se enfureció tanto de que Amán hubiera hecho algo tan terrible, que se retiró apresuradamente del salón. De repente Amán comprendió que la reina Ester era judía y se aterrorizó. Por orden del rey, los siervos se llevaron al malvado Amán y lo ejecutaron. Versículos 7–10.

Entonces Ester le contó al rey que era pariente de Mardoqueo; de inmediato el rey lo hizo su oficial más importante. Ester 8:1, 2, 15, y 9:3, 4.
¡Cuán rapido habían cambiado las cosas! Pero todavía había un gran problema. A petición de Amán, el rey ya había firmado la ley que decía que todos los judíos serían eliminados en cierto día; y las leyes de Persia no se podían cambiar.

Una vez más Ester habló con el rey acerca del problema. Enseguida él le dijo, a ella y a Mardoqueo, que escribieran otra ley, dándole permiso a los judíos para que se defendieran. Ester 8:8.

Otra vez los mensajeros montaron los más veloces caballos llevando la carta de Mardoqueo por todo el imperio de Persia.

Las formidables noticias se propagaron rápidamente. Los judíos en Susán fueron los primeros en recibirlas. ¿Te imaginas qué felices estarían? ¡Qué celebración hubo en todo el territorio! El pueblo vio como Dios bendijo a Mardoqueo por haberle sido fiel. Dios salvó a su pueblo de la muerte. Versículo 17.

El malvado Satanás pensó que había encontrado la forma de destruir el pueblo de Dios. Pero una vez más Dios comprobaba que Él siempre puede ayudarnos y bendecirnos cuando elegimos confiar en Él y obedecerle.




Artajerjes fue el siguiente rey después de Asuero quien dictó otra ley permitiéndole a los judíos regresar a Jerusalén.

Muchos años antes, algunos de los judíos habían regresado a Jerusalén para reconstruir el templo. Ahora muchos más habían decidido regresar.

Esdras estaba a cargo de aquellos que estaban regresando. Esdras 7:6–10. Él verdaderamente amaba y confiaba en Dios. Pero no todos los judíos que vivían en Persia regresaron a Jerusalén con él.

Nehemías, quien trabajaba para el rey Artajerjes, era uno de los que había decidido permanecer en Persia. Varios años después de que Esdras había conducido a las personas de regreso a Jerusalén, un mensajero vino de Jerusalén a donde Nehemías vivía y le contó lo que estaba sucediendo allí. Enemigos, que vivían cerca, habían causado problemas y ahora la gente se encontraba desanimada. Y aunque el templo había sido reconstruido, las murallas de la ciudad todavía continuaban derrumbadas.

Nehemías estaba muy entristecido. Por muchos días oró para que, de alguna forma, Dios le ayudara a ir a Jerusalén, para ayudar a su gente. Cuando al fin habló con el rey, ¿cómo contestó Dios su oración?  Nehemías 2:6–8.
Al llegar a Jerusalén habló con los líderes y pronto Nehemías tenía todo organizado. Era emocionante cuan rápido las murallas estaban siendo reparadas con el esfuerzo de los líderes y la gente común trabajando lado a lado.

Aunque sus enemigos trataban de detener la obra, Nehemías no se daba por vencido. ¿Cuánto tiempo les tomó edificar la muralla? Nehemías 6:15.

¡Cuán poco tiempo les había tomado realizar una obra tan grande! Pero debido a que Dios los había bendecido y protegido, y porque todos habían ayudado, se terminó en menos de dos meses.

Nehemías y Esdras le enseñaban al pueblo acerca de nuestro maravilloso Dios. Cuando la gente comprendió que, en diferentes formas no habían estado obedeciendo a Dios, se sinteron verdaderamente arrepentidos y confesaron sus pecados. Dios los perdonó y les ayudó a dejar de hacer lo incorrecto.

¿Sabes por qué se encuentran en la Biblia las historias acerca del pueblo de Dios que vivió hace mucho tiempo? Son para nosotros. Dios quiere que aprendamos lecciones de lo que ellos pasaron, para que con Su ayuda, evitemos cometer los mismos errores. El desea que recordemos que cada uno debe escoger por sí mismo a quién ha de obedecer.

Jesus desea que cada uno de nosotros elija amarlo, confiarl en Él y obedecerle. Y con Su ayuda lo lograremos.
 

Recordando lo que mi Biblia dice…


  • ¿Piensas que la reina Vasti hizo lo correcto, aunque sabía que el rey se pondría muy enojado? ¿ Debemos hacer las cosas sólo para presumir? Siempre debemos escoger hacer el bien, sin importar lo que suceda.

  • ¿Qué es más importante, nuestra belleza exterior o nuestra belleza interior? ¿Cómo crees que era Ester? ¿Crees que ella hacía pucheros y lloriqueaba cuando no se hacía lo que ella quería? ¿ Se sentía orgullosa de su ropa y sus hermosos vestidos?

  • Cuando Amán planeó eliminar a todos los judíos, porque Mardoqueo era fiel a Dios, Mardoqueo, Ester y los judíos confiaron en Dios. Hoy en día, a veces hay personas malas que también tratan de hacerle daño a aquellos que escogen obedecer a Dios. ¿Debemos tener miedo? Romanos 8:31–39.

  • ¿Qué hicieron los judíos cuando estaban en problemas? ¿Qué debemos hacer nosotros? ¿Hay gente en este mundo ahora, que a veces sufre por escoger ser fiel a Dios?

  • Una vez más Dios nos demuestra que para Él no hay nada que sea difícil. Pudo salvar a los judíos aunque el malvado y orgulloso Amán trató de destruirlos. Dios siempre puede traer bendiciones, aun cuando todo parece ir mal. Romanos 8:28.

  • Nehemías quería ayudar al pueblo de Dios, y Dios contestó su oración. ¿Contestará Dios nuestras oraciones cuando verdaderamente deseamos servir a Dios?

Menú de la lección Lee la lección siguiente QUIZ 13

 
vuelva a comenzar
Mi Biblia Primero! copyright® 2010; (877) 242-5317; Textos Bíblicos de la Antigua Version
 
  © 2015 KIDSTIME4JESUS.ORG | 3ABN | CONTACT US | HOME | PARENTS